A fin de facilitar la realización de las actividades propias de la capilla católica, se financió la adquisición de equipo de amplificación, respondiendo a una necesidad planteada por la propia comunidad.